Maldefoco 2.0: la muestra

El Máster Latinoamericano en Fotografía Contemporánea (Maldefoco) del Centro de la Imagen es un programa de alta formación concebido como un espacio de reflexión sobre la imagen y la creación de proyectos que basa su metodología en talleres ofrecidos por maestros internacionales de las artes visuales. Tras un intenso año de trabajo, la segunda promoción de Maldefoco presenta la exposición Entropías de la memoria y el presente en la galería El Ojo Ajeno y en otros ambientes del Centro de la Imagen.

Alejandro Castellote, director de Maldefoco y uno de los más destacados curadores de fotografía en el mundo, recurrió al término entropía para articular los trabajos de la muestra por tratarse de un concepto central en el pensamiento contemporáneo que, además, reviste distintos valores según la disciplina en que se lo utilice: en física es el grado de caos o desorden molecular en un sistema, mientras que en semiótica es el grado de incertidumbre de los mensajes. Todas estas resonancias del término le permiten a Castellote articular un discurso que dé cuenta de las distintas aproximaciones que dan pie a las obras de la segunda promoción de Maldefoco. En sus palabras: “Los trabajos incluidos en esta exposición contienen diferentes grados de incertidumbre y no siempre aspiran a las certezas; es una manera de interiorizar y aceptar una de las dualidades de la existencia, la cohabitación de dos estados con propiedades antagónicas: el desorden y el equilibrio.”

Así, por ejemplo, Yael Rojas y Adrián Bello trabajan sobre la idea de construcción de la identidad a partir de una perspectiva de género. En el caso de Yael, la pregunta es por las imposiciones que se le hacen a las mujeres con respecto a sus cuerpos a partir de la construcción de un “ideal”, establecido por los discursos dominantes (el machismo, la publicidad, etc.), que funciona como una imposición normativa. Adrián, por su parte, explora el grado de desorden que presenta la sexualidad masculina y el modo en que este tiende a ser normalizado por las imposiciones sociales. Otra forma de construcción de la identidad es la que pone de manifiesto el trabajo de Felipe Esparza, que recontextualiza los retratos de las páginas de sociales de ciertas revistas limeñas y, con ello, pone en cuestión la representación del estatus entre las clases acomodadas.

baja-felipe-esparza-caras
Foto: Felipe Esparza

Otro de los ejes centrales de la muestra, como lo anuncia el título, es la memoria: en esta línea, por ejemplo, Giancarlo Shibayama explora el modo en que su identidad cultural se formó en la fricción entre su ascendencia japonesa y el hecho de que su familia se asentara en la selva peruana. Todo ello a partir de fotografías sacadas de su álbum familiar. La memoria es también el territorio en el que se desenvuelve el trabajo de Yuki Naito, quien pone a la venta sus propios recuerdos: a partir de imágenes que desencadenan memorias, las personas podrás solicitar un recuerdo de Yuki, quien se los narrará oralmente y firmará con ellos un acuerdo por medio del cual se compromete a nunca revelar ese recuerdo ante nadie más y cederle los derechos de uso al comprador. Este singular trabajo pone de manifiesto lo inasible y complejo de la construcción de la memoria y lleva una crítica implícita a una sociedad en la que todo se compra y se vende. Por su parte, Aura Estrada realiza un trabajo autobiográfico acerca del desplazamiento forzado por la violencia, convirtiéndolo en imágenes que dan cuenta de la memoria, la mezcla de lugares y de sentimientos que cubren la interacción entre ambos como una búsqueda de sanción y perdón.

baja-giancarlo-shibayama-monte-de-grama
Foto: Giancarlo Shibayama

Castellote epxlica que, según los neurocientíficos, “nuestra memoria no almacena los recuerdos como si fueran polaroids; cuando necesitamos evocar una imagen concreta, la memoria demanda información a los lugares que almacenan los registros sensoriales, los afectivos, los detalles puntuales, etc.; la gestión de esa información fragmentada, que nos permite obtener una imagen momentánea de un recuerdo es un acto creativo, uno de los más creativos en el funcionamiento de nuestras mentes”.

Esta descripción bien puede explicar la perspectiva desde la que se organiza el trabajo de Ronald Martínez, quien reconstruye la relación con su padre a partir de un conjunto de imágenes que se superponen y combinan en un gran lienzo o, en una veta más abstracta, las imágenes de Elie Angels que se caracterizan por su sutileza y por ofrecer muy poca información, como si fueran una metáfora del modo en que la información se almacena en nuestra memoria. Carlos Schult, por su parte, usa la fotografía como medio para generar ficciones que permitan activar el recuerdo. Su proyecto es “Un intento de representar el eco que emerge de la memoria latente de lugares abandonados y el tiempo congelado en personajes vinculados a estos espacios”.

baja-elie-angles-poema-no-89-por-la-senda-del-blanco-y-negro
Foto: Elie Angles

En la muestra, por supuesto, también hay cabida para la problematización del presente. En esta perspectiva, por ejemplo, José Carlos Orrillo denuncia la destrucción de geoglifos precolombinos en la quebrada de Santo Domingo, en Trujillo y, con una serie de intervenciones, denuncia la falta de acción de las instituciones encargadas de la protección de nuestro patrimonio. Marco Garro, por su parte contrapone la cruda realidad de la minería ilegal del oro con el carácter casi absurdo que adquieren los objetos suntuosos elaborados con este metal. Y Pilar Pedraza presenta una serie de retratos realizados con cámaras pinhole como parte del proyecto VerteMirarte, en el que hace visibles a los niños y jóvenes de este programa que lleva a cabo en Villa María del Triunfo, una de las poblaciones a las que la sociedad, en general, les da la espalda.

baja-jose-carlos-orrillo-intangible-reconstruccion-simbolica-de-geoglifo-destruido
Foto: José Carlos Orrillo

Estos trabajos son tan solo parte de la Entropías de la memoria y el presente, que reúne obras de Adrián Bello, Aura Estrada (Colombia), Carlos Schult, Diego Arregui, Edgar Benavides, Elie Angles, Erick Gallardo, Felipe Esparza, Fernando Criollo, Giancarlo Shibayama, José Atocha, José Carlos Orrillo, Marcela Magno (Argentina), Marco Garro, Pilar Pedraza, Ronald Martínez, Víctor Idrogo, Yael Rojas y Yuki Naito (Japón), miembros todos de la segunda promoción del Máster Latinoamericano de Fotografía Contemporánea, cuya tercera edición comenzará en marzo del 2017.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s